Mundo

Horror: decapitó a su madre y tiró la cabeza al patio del vecino

La víctima fue asesinada delante de su nieto, de 4 años. La hija está detenida y alegó que sufre graves problemas psiquiátricos.
domingo, 21 de julio de 2019 · 18:42

Una joven australiana fue acusada de decapitar a su madre en la cocina de su casa y luego tiró la cabeza en el patio de un vecino. La víctima estaba cuidando de su nieto de cuatro años al momento del ataque. 

El sangriento hecho ocurrió en la noche del sábado cuando Jessica Camilleri, de 25 años, asesinó a su mamá, Rita, de 57 años, en la vivienda que ambas comparten en Sydney, Australia.

De acuerdo a las primeras versiones, las mujeres habrían discutido por motivos aún desconocidos y la hija la atacó con varios cuchillos, la decapitó y arrojó la cabeza al patio delantero de un vecino.

Quien fue testigo del crimen fue el nieto de la víctima, quien estaba cuidándolo al momento del ataque. El nene de 4 años sólo tenía una lesión menor en la cabeza al ser encontrado por la policía y fue trasladado al Hospital Pediátrico Westmead donde se encontró con su familia.

La policía de Nueva Gales del Sur detalló que los agentes respondieron el llamado de ayuda alrededor de las 11 de la noche. Al arribar al lugar, Jessica estaba parada en el patio delantero de la casa de un vecino, cubierta de sangre; mientras que el cuerpo de Rita estaba en la cocina.

Cuando detuvieron la joven, envolvieron sus manos en plástico para preservar la evidencia forense, informó news.com.au. 

El detective Brett McFadden, por su parte, informó que Rita sufrió "lesiones extensas". “Esto es uno de los escenarios más significativos y más horribles que la policía tiene que enfrentar", consideró.

“Los detectives  están trabajando meticulosamente a través de la información disponible, pero es una investigación muy difícil y desafiante en la que todavía queda mucho camino por recorrer", indicó McFadden. Además detalló que los policias que arribaron a la escena del crimen tuvieron que recibir "apoyo" psicológico a raíz de la magnitud del crimen. 

Cuando Jessica enfrentó a la Justicia, no pidió fianza, informó el diario The Sun. Su abogado aseguró que la joven tiene problemas de salud importantes, por lo que el juez Michael Price ordenó que una evaluación psiquiátrica en el hospital.

La agresora declaró ante el juez que se cortó la mano durante el ataque y no podía mover la mano adecuadamente. Por ese motivo, no pudo "quitarse toda la sangre". También explicó que sufre autismo, trastorno bipolar, depresión y ansiedad, por lo que pidió que la lleven a un centro de salud a realizarse un tratamiento. 
 

Fuente: Crónica

Comentarios