San Juan

Ordenaron asistir a alcohólicos anónimos al policía violento de la fiesta privada

Se trata del agente Juan Ferreyra, quien golpeó a un vecino y a otros efectivos policiales en el loteo privado El Prado en Las Chacritas. Él y otros efectivos quedaron procesados por su accionar y podrían ser desvinculados de la fuerza.
sábado, 24 de agosto de 2019 · 10:09

El juez del Primer Juzgado de Instrucción, Juan Pablo Ortega, ordenó el procesamiento del agente José Emanuel Ferreyra (28), imputado por delitos lesiones leves (cinco hechos), amenazas, daño y resistencia a la autoridad.

Se trata del policía que protagonizó un escándalo y una golpiza por la madrugada del pasado 26 de julio en el loteo privado El Prado en 9 de Julio. El sujeto, en total estado de ebriedad, con 1.39° de alcohol en sangre, atacó e hirió a trompadas a un hombre y a miembros de la fuerza policial. 

Una cámara de seguridad del lugar donde ocurrió el hecho, grabó algunas escenas de la violenta reacción que tuvo el agente Ferreyra, cuando un vecino del loteo, Santos Díaz de 64 años, le pidió que corriera el auto en el que se había quedado dormido para poder salir. 

Ante esto, el uniformado se ofuscó y lo agredió brutalmente a trompadas, provocándole lesiones. Esa vez también lesionó a dos policías de la seccional 31ra de Las Chacritas, 9 de Julio, que llegaron a detenerlo y a otros dos efectivos que querían meterlo al calabozo, donde finalmente quedó preso la madrugada del 26 de julio pasado, informaron fuentes judiciales.

Ferreyra se encuentra imputado por los delitos de lesiones leves (cinco hechos), amenazas, daño y resistencia a la autoridad. Estos delitos son excarcelables, por lop que el juez Pablo Ortega, ordenó al efectivp policial hacer un curso en Alcohólicos Anónimos y reportar mensualmente el avance; no acercarse al hombre que lastimó ni tampoco al Loteo El Prado, en Las Chacritas, donde ocurrió todo. Y presentarse entre 1 y el 5 de cada mes mientras la causa siga en el juzgado, precisaron los voceros.

En su resolución, el magistrado también envió copias del expediente a la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión, para que allí investiguen a los policías que llegaron a detenerlo y nunca lo esposaron cuando eso se imponía por su alto grado de violencia. Y a otro uniformado que llegó al lugar, revisó el Peugeot 206 de Ferreyra, al parecer, para sacar de allí su arma reglamentaria, y luego se fue.

"Ferreyra estuvo lejos de actuar como un ciudadano correcto, pero más lejos aún estuvo de asimilarse a un buen policía manchando así a toda una fuerza policial, que merece respeto de toda la sociedad", sostuvo el juez en la resolución. 

Según la causa que investiga la justicia, el pasado 26 de julio, alrededor de las 3.30, cuando Ferreyra quiso salir de la fiesta en la que se encontraba con otros policías, no pudo abrir el portón y lo terminó chocando en al menos  dos oportunidades. 

Minutos más tarde, el agente, se quedó dormido y fue alrededor de las 6.26, cuando el vecino de 64 años le pidió al efectivo que moviera su auto para poder salir de su casa con su esposa. Según las fuentes, Ferreyra se volvió a quedar dormido y ante la insistencia de Díaz para sacar su vehículo, el uniformado actuó con violencia hasta golpearlo y amenazarlo de muerte.