Exclusivo

Papá por encima de cualquier prejuicio: la historia de un padre gay que vive con sus hijos

Mario tiene 40 años y después de estar casado y tener hijos, descubrió que era gay. Actualmente, sus hijos viven con él y su actual pareja. 
domingo, 16 de junio de 2019 · 13:00

Mario era un hombre de los que vulgarmente la sociedad tilda como normal. Cumplía con todos los preceptos impuestos por la sociedad, tenía un trabajo, conoció una mujer, se casó por civil e iglesia y fue padre dos veces, formando así una familia. 

Pero hace poco más de media década, todo cambió en la vida de Mario. Un papá al que no le importó los prejuicios de la sociedad, sino ser feliz él y con sus hijos. 

"Me llamo Mario, tengo 40 años, soy papá hace 15 años que tiene mi hijo más grande y una hija de 13 años. Yo conocí a la mamá de mis hijos y nos casamos, tuvimos dos hermosos hijos y después por circunstancias de la vida nos separamos, en buenos términos, actualmente nos llevamos muy bien. Y los nenes viven conmigo y mi actual pareja", contó. 

"La post separación fue como cualquiera, no se si traumática o no, pero tiene su proceso. En ese proceso, yo me encuentro con mi verdadera condición sexual, yo soy un papá gay", relató el hombre. 

"Me surgían muchas preguntas de mi mismo, de las que no tenía respuestas, y de repente cuando me encuentro con esto, evidentemente soy gay, Un poquito me costó reconocerme, una vez que lo hice, no me costó reconocerme, no me pesó en ningún momento pero fui prudente porque mis hijos eran chicos y por si ellos se les ocurría una pregunta un poco más allá. Esperé que fueran un poco más grandes y se dio la oportunidad que ellos viven con nosotros y en un almuerzo charlamos del tema", confesó el papá. 

"Luciano vive hace 3 años con nosotros, y Lourdes hace un año. Me dijeron que estaban bien y si yo era feliz, ellos eran felices, yo les dije que me interesaba su opinión", contó el hombre. 

"Vivimos como cualquiera en su casa, una vida normal. Cada uno trabaja, ellos van a la escuela, almorzamos, estudian, vienen y van con sus compañeros y amigos. Como una vida cualquiera. Mi condición no tiene nada que sea diferente a la vida cotidiana de cualquiera. No tenemos problemas porque nosotros no estamos buscando la aceptación de nadie, somos felices y no molestamos a nadie", aseguró Mario. 

Y agregó: "Nosotros vivimos una vida normal. No es nada extraño, es una vida como cualquiera, mi condición es gay y no condiciona en nada. Ser papá es la mejor experiencia del mundo. Dicen que uno aprende a ser papá cuando tiene nietos y uno aprende a ser hijo cuando es papá. Me pasó, que tengo los chicos adolescentes y aconsejándolos, me escucho, y yo renegaba de lo que yo les digo a ellos y me lo decían a mi".

"Es lo más lindo del mundo tener hijos, disfrutarlos, retarlos, regañarlos, divertirte, reírte que vengan a pedirte ayuda. Soy papá y soy igual que siempre, mi condición en ningún momento cambió mi vida. Es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida", sostuvo Mario.